Ahora que puedo, ¿por qué no me apetece quedar con nadie?

Ahora que puedo, ¿por qué no me apetece quedar con nadie?
  27/06/2020

INÉS ROIG (*)

 

La vida vuelve a una nueva normalidad, pero la verdad es que a ti no te apetece nada retomar tu vida social tal y como era. ¿Se trata de una fase transitoria de la desescalada o realmente hemos cambiado? Hemos tenido más tiempo para pensar y, hemos puesto en orden nuestras prioridades, especialmente en lo que se refiere a nuestro círculo social. Por todo ello, es posible que este tiempo de parada, nos lleve, a una nueva forma de socializar valorando mucho más nuestro tiempo.

Teníamos siempre muchos planes que hacer, porque era lo normal. Pero la crisis sanitaria nos mandó parar y, por una vez, nos paramos también a pensar si esta forma de vivir era realmente la que queríamos.

Ahora que nos hemos dado cuenta de que estar en casa y tener tiempo a solas tiene su lado positivo, hay quien cree que necesita un cambio. Otra cuestión es la recuperación de ciertos valores, como los familiares. El tener familiares en situaciones de riesgo nos puede llevar a priorizar relacionarnos con ellos de forma segura, y dejar de lado esa vida social.

Hay quienes estaban deseando recuperar su círculo social, para recuperar también su bienestar emocional, otros han necesitado tirar de freno de mano. Son muchos los que dicen que este periodo les ha hecho reflexionar. La cuestión es si estos cambios serán solo algo pasajero, o si realmente conseguiremos un cambio en el largo plazo.

Para saber si esto va a ser definitivo o no, hay que tener en cuenta diferentes factores. No hay que perder de vista que, en nuestras decisiones, también influye el miedo al contagio. Una situación que puede ser transitoria y cambiar cuando exista una mayor seguridad.

Sin embargo, lo que sí puede ser a largo plazo es el cambio en nuestras relaciones con algunas personas. Y es que hay amigos que han seguido estando ahí, aunque fuera virtualmente y otros, que cuando ha dejado de haber cañas de por medio, han perdido todo el interés por compartir con nosotros su tiempo. Hay personas que seguirán como siempre, que otras lo harán, pero con círculos más reducidos de personas y que otros, van a seguir priorizando su tiempo a solas y en familia. Cuando no todos vamos al mismo ritmo, se pueden generar malentendidos y que es necesario saber cómo enfocarlo.

Llegará un momento en el que todos querremos retomar la vida social. Cuando llegue ese momento, se recomienda no volver al ritmo que teníamos antes de repente, sino empezar a salir poco a poco, para ir habituándonos a la nueva normalidad e ir exponiéndonos poco a poco a los estímulos que nos generan ansiedad y/o miedo. Todo ello teniendo en cuenta que esta vuelta a la rutina no va a ser igual a la rutina que teníamos antes, ya que aún debemos cumplir con medidas de seguridad, como la distancia social, mascarilla, etc.

 

(*) Farmacia Las Marinas.