Canfali Marina Alta

Els 4 cantons: "El Dia Internacional de les Muntanyes" i "l'altra cara" (VIII)

  04/03/2013

VicenteBalaguer

Continuem informant sobre els ecologistes defensors del Montgó i els demagogs "enamorats" de la muntanya i defensors de la carretera del repetidor de TV al seu cim. Estem pel 1978. El món republicà encara no legalitzat, havia muntat una "Assemblea Republicana de la Marina Alta" i feia públic un manifest de defensa ecologista i denuncia dels agressors. Extractarem alguns passatges del document. Començava dient: "Ecología significa ciencia del equilibrio de la naturaleza, de medio ambiente, entendiéndose como tal la tierra, el agua, el aire, el campo, la ciudad, en suma, el contorno donde se mueve el hombre y la vida... El movimiento ecologista aparece en los países más industrializados, donde el capital monopolista alcanza un determinado nivel que significa el límite de los recursos naturales, poniendo en peligro la propia existencia del hombre. Por otra parte el movimiento ecologista adopta una actitud crítica hacia la izquierda tradicional, la cual, debido a los compromisos de alta política con el poder burgués no atiende una serie de problemas acuciantes e inmediatos para ampliar sectores de la población... Son pocas las citas de Marx que encontramos relacionadas con la naturaleza. Evidentemente las condiciones no eran las mismas en el siglo XIX y el ambiente natural no alcanzaba los grados de contaminación y degradación actuales, solamente Engels, en su dialecta de la naturaleza, tiene reflexiones profundas ecologistas... Por otro lado, si la izquierda tradicional... entra en contradicción consigo misma al aplicar esquemas de desarrollo capitalista. No podemos interpretar como socialismo una sociedad que avanza hacia un máximo de centralización, un socialismo, por ejemplo, que acepta la nuclearización de un país, está aceptando no ya la destrucción física si no negando la autonomía y la libertad incompatible con el tecno-fascismo y la dictadura del plutonio que las centrales nucleares requieren... Todos los trabajadores tenemos derecho a disfrutar la poca naturaleza que todavía queda en algunas zonas del país, naturaleza que está siendo destruida continuamente por el desarrollo de las ciudades, de la industrialización desorbitada... Pero el trabajador padece doblemente; por un lado padece la degradación propia de un medio rodeado de industrias que en su mayoría contaminan y perjudican el desarrollo mínimo de los seres vivos; por otro lado, el campo cada día es menos campo, sometido como está a la especulación de las urbanizaciones de la sierra y del llano. La carestía más importante del ser humano desde los principios de su desarrollo en su comunidad, ha sido la de transformar la naturaleza, nunca la lucha por el progreso se ha planteado la destrucción y degradación de la naturaleza y frena el progreso. Y esa especulación está en manos de los hombres que tienen medios para llevarla a cabo: La oligarquía y burguesía reaccionaria vendida al imperialismo yanki. El hombre puede eliminar la contaminación, puede conservar la ecología mundial y transformar la naturaleza en nuestro propio beneficio y para nuestro más completo desarrollo, pero, junto con la contaminación, debe también eliminar la especulación del terreno, y el uso interesado y antipopular de la industria y de la energía nuclear, y poner todos estos medios al servicio de todos, al servicio de la humanidad y no al de unos pocos, en unas palabras el hombre debe acabar con la explotación del hombre por el mismo hombre. En Galicia, Icona están plantando eucaliptus, sabiendo que abrasan la tierra, mientras tanto el roble, árbol propio de esa región, está desapareciendo sin que se haga nada por evitarlo. En Huelva puede desaparecer el coto de Doñana, si se aprueba la construcción de una autopista y de un complejo industrial. En Almería, en la zona ecológicamente mejor conservada de toda Europa se va a construir un puerto especial para barcos de cemento. En Dénia, una carretera parte por la mitad el Montgó y destruye un ecosistema único en el mundo. Y así muchísimas más destrozas de nuestra naturaleza.

No a las centrales nucleares. No a las autopistas innecesarias. No a las plantas asfálticas. Contra la especulación del suelo. Toma de viviendas. No a la carretera del Montgó. No a la explotación del hombre por el hombre. Por la Republica.

ASSEMBLEA REPUBLICANA DE LA MARINA ALTA.

Per la seua banda el Comité local del Partit Comunista feia públic el seu punt de vista sobre el tema, dient:

"El Partido Comunista es consciente de que uno de los valores de uso más precisos de la colectividad es su medio físico natural y que el respeto hacia ese entorno de la medida de los valores culturales imperantes entre las distintas comunidades. El País Valenciano en su conjunto, la Marina Alta como comarca, y la ciudad de Dénia en particular, se encuentran amenazados por este proceso que atenta hacia su propia identidad cultural, ambiental y ecológica. La tecnología ha de estar al servicio de la sociedad y no a la inversa y el progreso sólo será tal si es compatible con el bienestar de los ciudadanos y por ello no aceptamos el que ante la realización de una mejora tecnológica (ver la segunda cadena de televisión) hayamos de admitir el que vulnere un símbolo que nos identifica, como es el Montgó, avasallando vestigios de nuestras raíces culturales. Entendemos que hubiese sido posible encontrar una solución diferente que no nos obligase a elegir entre uno u otro. En este sentido, nuestro partido apoya cualquier intento de crear una conciencia popular que reclame un respeto por nuestra naturaleza y nuestra cultura".

El conflicte del repetidor projectat sobre el Montgó continuava produint diversos moviments. El 23 de juliol de 1978 Paco Serradell, que ja s'havia integrat al càrrec del setmanari CANFALI MARINA ALTA, li feia una extensa entrevista a Martí Ivars (Chiqui), i aquest manifestava la seua opinió sobre el nostre Montgó: ..."puede ser otra cosa parecida a la del Montgó de cerrarnos la fábrica de cementos para que empecemos a construir sobre la fábrica de cementos chalets, incluso encima de la caseta del Pare Pere". Apareixen opinions de tot tipus en aquesta guerra ecoligista. Continuarem.

Cercar notícies
Agenda