Obrim el Centre asegura que la peatonalización ha convertido a Dénia en una “ciudad incómoda”

Obrim el Centre asegura que la peatonalización ha convertido a Dénia en una “ciudad incómoda”
  11/05/2021

Han bajado las ventas porque personas del extrarradio y de otros municipios cercanos ya no vienen”

Se cumple un año del cierre al tráfico de la calle Marqués de Campo y la Glorieta del País Valencià, una medida adoptada por el equipo de gobierno para favorecer el cumplimiento de las normas sanitarias. La plataforma Obrim el Centre, que viene exigiendo la vuelta de estos viales a la situación anterior, ha hecho balance de la peatonalización. A su juicio, los perjuicios han sido enormes desde el punto de vista económico y social. 

En un comunicado hecho público esta semana, la plataforma rechaza los argumentos utilizados por el Ayuntamiento de Dénia para suprimir el paso de vehículos por la calle Campos, como el hecho de que se intenta recuperar espacios para los peatones. Y advierte de que “han bajado las ventas en el centro y han bajado también en el resto de la ciudad, porque personas de otros municipios cercanos que antes venían a Dénia, ya no vienen. Ni al centro ni a ningún otro barrio”. Afirman además que muchos vecinos del extrarradio prefieren hacer gestiones y compras en otras poblaciones porque son más accesibles y “terminan antes”.

Para los miembros de la plataforma, “el cierre del centro, realizado de la forma en que se ha hecho, sin alternativas reales y sin infraestructuras aparejadas, han convertido a Dénia en una ciudad incómoda”. Aseguran que desde el punto de vista económico solo se está funcionando los fines de semana y que la caída de las ventas roza el 45% con respecto a 2019. Y añaden que “si a todo esto sumamos “el efecto no turistas” -que esperamos se corrija en breve- nos podemos situar una caída del 68%, lo cual es insostenible”. Y a nivel social, señalan que el cierre de Marqués de Campo ha sido “un auténtico desastre”.

Cada sector económico ha tomado medidas para ofrecer alternativas con el objetivo de atraer al mayor número de clientes posibles. Pero, según explica Obrim el Centre, “esto no ha conseguido paliar el principal problema, que es la baja afluencia a causa de las dificultades de acceso”.

En el comunicado señalan que “el efecto inmediato es la escasez de trabajo, lo que pone en peligro la estabilidad tanto de los autónomos y pymes de la zona como de sus proveedores, y con ello, los empleos creados en los últimos años. Cada vez más persianas bajadas. Cada vez más letreros de “se alquila”. Cada vez más barrios de Dénia afectados por el cierre del centro”.

También denuncian que los vecinos con niños pequeños o con problemas de movilidad tienen problemas para acceder. Y que resulta complicado llegar hasta las casas con maletas después de un viaje o con compras grandes. 

Por todo ello, la plataforma considera fundamental abrir la calle Marqués de Campo y la Glorieta en las mismas condiciones de los últimos años. Aseguran que hay muchas personas que están a favor de una peatonalización del centro, pero “consensuada, con un proyecto viable, con accesibilidad, con la dotación de infraestructuras adecuadas”. 

¡Suscríbete!