Canfali Marina Alta

Tratamiento de la “incontinencia de orina” en la mujer

Tratamiento de la “incontinencia de orina” en la mujer
  21/10/2019

Dr. MARIANO MARTÍN-LOECHES DE LA LASTRA (*)

 

La Incontinencia Urinaria de Urgencia es la pérdida involuntaria de orina asociada a un fuerte deseo de orinar que se denomina “urgencia miccional”. Se debe a una “contractilidad aumentada de la vejiga urinaria”, que en condiciones normales sólo se contrae voluntariamente.

            Tiene como objetivo aliviar los síntomas de aumento de frecuencia miccional, urgencia y de incontinencia de urgencia. En el momento actual se basa fundamentalmente en el tratamiento conservador y farmacológico.

            - Tratamiento conservador.

            Pérdida de peso: La obesidad es un factor de riesgo independiente de la Incontinencia Urinaria en la mujer. Existe evidencia de mejoría después de una pérdida importante de peso en mujeres con obesidad. Las mujeres con Incontinencia Urinaria moderadamente obesas que pierden peso mejoran más que las que no lo pierden.

            Cambios en la dieta: Como la reducción de la ingesta excesiva de líquidos y excitantes. Los datos sobre la ingesta de cafeína y la Incontinencia Urinaria son contradictorios, ensayos clínicos sugieren que la reducción de cafeína mejora la continencia.

            Fisioterapia: Existe evidencia de la eficacia de la reeducación de los músculos del suelo pélvico para la Incontinencia Urinaria, aunque no está claramente establecido el tipo de rehabilitación que se debe realizar en estas pacientes.

            Reeducación vesical: Incluye todas las pautas de control de la micción que tienen por objeto la educación de los hábitos miccionales y la recuperación del control.

            La forma más habitual consiste en realizar micciones programadas. Para ello el intervalo inicial entre las mismas se determina de acuerdo con la información aportada por la paciente (a poder ser basado en un diario miccional), para lo cual se debe establecer uno cuya duración sea fácilmente alcanzable por ella. En ese momento debe orinar tanto si tiene ganas como si no. Cuando la paciente ha sido capaz de mantener los intervalos entre micciones durante una semana se indica un incremento del tiempo entre micciones de unos 15-30 minutos. El objetivo final es llegar a intervalos entre micciones de 3-4 horas.

            - Tratamiento farmacológico.

            Los fármacos empleados para tratar la Incontinencia Urinaria tienen como objetivo inhibir las contracciones involuntarias del detrusor. La contracción vesical se produce como consecuencia de la activación del sistema nervioso parasimpático cuyos receptores son muscarínicos y se activan mediante la acetilcolina. Por este motivo el tratamiento se basa en el bloqueo de dichos receptores mediante fármacos antimuscarínicos-anticolinérgicos.

            * Recomendaciones a las pacientes con Incontinencia Urinaria: Deben favorecerse las dietas equilibradas, para conseguir el peso adecuado puesto que se ha demostrado que el sobrepeso es un factor de riesgo para la incontinencia.

            Es aconsejable evitar el consumo excesivo de bebidas irritantes vesicales que contengan gas, cafeína, teína, etc. Hay una serie de alimentos que aumentan la producción de orina (sandía, espárragos, melón, ensaladas), pero no es necesario excluirlos de la dieta; sólo controlar la cantidad que se consuma. La ingesta de líquido ha de adaptarse a las necesidades de la mujer.

            Debe tenerse especial cuidado en evitar malos hábitos miccionales, tanto el demorar el tiempo entre micción y micción como las micciones en intervalos muy cortos de tiempo.

 

(*) Especialista en Ginecología y Obstetricia.

Cercar notícies
Agenda