Canfali Marina Alta

Listas para emprender el vuelo

Listas para emprender el vuelo
  24/08/2019

Las águilas pescadoras criadas en el marjal están ya preparadas para la migración del invierno

El proyecto de reintroducción de la especie tendrá continuidad en los próximos años con la llegada de nuevos ejemplares

 

Llegaron un 14 de junio a la Muntanyeta Verda, en el marjal de Pego, donde han pasado sus primeros meses de vida. Allí, con unas espectaculares vistas de los campos inundados y el Mediterráneo como testigo, han aprendido a volar. Son los primeros cuatro pollos de águila pescadora que han sido traídos a la Marina Alta como parte de un proyecto de reintroducción de la especie. Luigi y Marina, los mayores, han pasado la primera prueba de fuego: llevan más de un mes de vuelo a sus espaldas (en este caso, en sus alas) y están ya preparados para emprender la migración del invierno en busca de unas tierras más cálidas. El éxito de esta empresa no depende de ellos sino de la continuidad del proyecto en los próximos años. De momento, se espera la llegada de otros pollos para la próxima primavera.

            Covadonga Viedma, técnico del Servicio de Vida Silvestre de la Conselleria de Medio Ambiente y responsable del proyecto de reintroducción del águila pescadora en la Comunitat Valenciana, asegura que no es fácil que un mes después de que fuesen liberados los pollos sigan vivos. En este caso, lo han conseguido. Y hay quien ha llegado a pasar los Pirineos y ha sobrevolado territorio francés. Ese es Luigi, “el más espabilado” -dice la técnico-. Tardó once días, entre el 4 y el 15 de agosto, en ir y volver. En su primer vuelo largo, recorrió aproximadamente 1.600 km que le permitieron conocer los embalses de Bellús y de Tous, dirigirse hacia el norte hasta llegar a una piscifactoría cerca de Toulouse y bajar, por el oeste de Andorra, de regreso a la Muntanyeta Verda. “En un solo día atravesó toda Cataluña”, remarca Viedma.

Buscar noticias
Agenda